«
»

Top

EM y embarazo

Publicado el 9 dic. 2020 • Por Doriany Samair

La esclerosis múltiple es una enfermedad neurológica autoinmune que afecta más a las mujeres (75%) que a los hombres, y a menudo a los jóvenes (entre 20 y 40 años) y por lo tanto, en edad de procrear. El deseo de un embarazo, que antes estaba prohibido a estas mujeres, ahora puede cumplirse y de manera serena.

¿Se puede prever un embarazo cuando se tiene EM? ¿Puede la EM hacer más difícil el embarazo? ¿Se puede considerar la reproducción médicamente asistida (MAR) con la EM? ¿Qué hay de la EM mal controlada o del tratamiento en curso? ¿Puedo interrumpir mi tratamiento? ¿Qué sucede durante el parto con EM? Te contamos todo en nuestro artículo.


EM y embarazo

Planificación del embarazo & control de los brotes

El embarazo no está contraindicado en mujeres con esclerosis múltiple. En efecto, la enfermedad en sí no tiene ningún impacto en la fertilidad de la mujer, el desarrollo del niño o incluso el parto. Una mujer puede considerar tener hijos aunque tenga la enfermedad.

A priori, no se cree que las mujeres con EM tengan una fertilidad reducida. Sin embargo, algunos estudios han encontrado una alta prevalencia de disfunción sexual en hombres (casi el 65%) y mujeres (40%) con EM, en comparación con el 10% en la población general. En las mujeres podemos citar la presencia de ovarios poliquísticos o en los hombres, un problema a nivel de los espermatozoides. Como resultado, el uso de métodos de reproducción asistida (MAP) es muy posible, como lo es para cualquier otra pareja. Hay que recordar que estos métodos sirven para crear las condiciones más favorables para la fecundación (tratamientos hormonales conocidos como estimulación de la ovulación, inseminación artificial, fecundación in vitro (FIV), etc.).

Las diferentes formas de esclerosis múltiple evolucionan a través de episodios de brotes y remisiones. El embarazo debe planificarse con el equipo médico y el neurólogo: debe elegirse un período en el que los brotes se produzcan con menor frecuencia para evitar síntomas como el aumento de la espasticidad, las fases de depresión u otros trastornos que pueden acentuarse en las primeras etapas del embarazo.

¿Es necesario detener el tratamiento de fondo?

Es imperativo buscar el consejo del neurólogo para considerar la posibilidad de detener el tratamiento. El médico juzgará si el tratamiento es perjudicial para el niño. En general, los medicamentos inyectables más antiguos (con los que se tiene más experiencia) se pueden continuar en los primeros meses del embarazo. La idea es detener primero la anticoncepción y cuando comience el embarazo, detener, bajo consejo médico, el tratamiento de fondo (tratamiento inmunomodulador). A veces se puede discutir la continuación de estos tratamientos si la enfermedad es muy activa.

Así mismo, los tratamientos inmunosupresores como la ciclofosfamida o la mitoxantrona deben suspenderse cuando se considere la posibilidad de un embarazo. Se recomienda un plazo de 3 a 6 meses entre la suspensión del tratamiento y el comienzo del embarazo.

Cabe señalar que se recomienda suspender el natalizumab tres meses antes de la interrupción de la anticoncepción, contra dos meses para el fingolimod. De hecho, se ha demostrado que estas moléculas son teratogénicas en los animales.

Todos estos riesgos son evaluados por el neurólogo que tomará la decisión con su paciente.

¿Transmitiré la EM a mi hijo/a?

Los niños nacidos de madres con EM tienen un riesgo de entre el 2 y el 3% mayor de desarrollar EM que la población general. En realidad, la transmisión se basa en la transmisión de un terreno autoinmune, en lugar de un gen específico de la EM. El terreno autoinmune concierne en realidad a varias enfermedades relacionadas con la pérdida de tolerancia del sistema inmunológico, las llamadas enfermedades autoinmunes.

Vivir bien su embarazo

El embarazo en una mujer con EM no se considera "de riesgo", no hay que tomar precauciones especiales.

¿Qué cambios en el cuerpo debemos esperar?

Es común que la espasticidad (aumento del tono muscular que se manifiesta por espasmos, rigidez muscular o contracturas) aumente al principio del embarazo. Se trata de un signo importante, predominantemente en la vejiga en una mujer con EM y a veces en las extremidades inferiores y superiores, que puede intensificarse al principio del embarazo. A veces, si la pared abdominal está afectada, la espasticidad puede causar contracciones del abdomen que pueden ser tratadas con analgésicos. Las contracciones no son uterinas sino abdominales.

¿Qué hay de los brotes?

Es importante saber que el riesgo de tener una recaída, estando embarazada, es muy bajo y especialmente en las mujeres que están "estabilizadas" antes de su embarazo. De hecho, esto es cierto desde el primer trimestre de embarazo y ha sido apoyado por numerosos estudios científicos. Durante el embarazo, hay un cambio en la respuesta inmunológica que se explica por la reacción del organismo: se vuelve más tolerante para evitar el rechazo del feto. Este fenómeno tiene un impacto más significativo en el último trimestre del embarazo, donde se observa una reducción de brotes del 70% en comparación con el año anterior al embarazo. 

Además, la degeneración neurológica a la que están expuestos los pacientes no empeora ni se acelera con el embarazo. La progresión de la enfermedad es inevitable, pero el embarazo no aumenta el riesgo de discapacidad o de invalidez. 

¿Qué hacer en caso de brotes durante el embarazo?

Como principio de precaución, es mejor evitar los corticoesteroides durante el embarazo. Aunque no se ha demostrado que el riesgo de malformaciones sea mayor que el de la población en general. Se pueden iniciar las inyecciones habituales de corticoesteroides y, si es necesario, se puede hacer un seguimiento del brote en el hospital. Sin embargo, en general, el uso de corticoesteroides no presenta ningún riesgo para el niño o la madre. Se propondrá un reconocimiento neonatal al recién nacido (diuresis, glucemia, peso) si se han utilizado corticoides cerca del parto.

El parto: ¿qué esperar? ¿qué es lo siguiente?

El parto

Aparte de alertar al equipo de obstetricia sobre la existencia de la enfermedad, no hay que tomar precauciones especiales en el momento del parto. La epidural, la cesárea o cualquier otro procedimiento obstétrico pueden considerarse como cualquier otro embarazo. Eventualmente, el médico o la comadrona se asegurará de evitar un parto demasiado largo o ciertas posiciones incómodas y dolorosas.

La lactancia y la reanudación del tratamiento

La lactancia materna no está contraindicada en caso de esclerosis múltiple. 

¿La EM después del parto?

Los estudios muestran que el 20-30% de las mujeres tienen una recaída a los 3 meses de dar a luz. Esto debe ser discutido con el neurólogo que podrá evaluar este riesgo porque es posible prevenir estos brotes post parto con medicación.

En general, el embarazo y la EM no son incompatibles. Al final, se trata de planificar este evento lo más posible para una atención médica ideal y para llevar este embarazo a término con serenidad.

¿Te ha sido útil este artículo?

¡Comparte tus sentimientos e interrogantes con la comunidad en los comentarios más abajo!

¡Cuidate!


avatar Doriany Samair

Autor: Doriany Samair, Asistente de Marketing Digital

En el equipo de Marketing Digital, Doriany está a cargo de escribir fichas de enfermedad así como artículos científicos. También se encarga de la moderación y animación de la comunidad en el foro de Carenity Francia,... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Esclerosis múltiple y Coronavirus

Esclerosis múltiple (EM)

Esclerosis múltiple y Coronavirus

Leer el artículo
EM y cannabis terapéutico: ¿cómo lo usan los pacientes en Francia y en España?

Esclerosis múltiple (EM)

EM y cannabis terapéutico: ¿cómo lo usan los pacientes en Francia y en España?

Leer el artículo
Revierten la esclerosis múltiple avanzada en ratones

Esclerosis múltiple (EM)

Revierten la esclerosis múltiple avanzada en ratones

Leer el artículo
Un antidepresivo común podría ser útil en la esclerosis múltiple

Esclerosis múltiple (EM)

Un antidepresivo común podría ser útil en la esclerosis múltiple

Leer el artículo

Ficha descriptiva de la enfermedad