«
»

Top

Consejos prácticos para vivir con la enfermedad de Parkinson

Publicado el 11 abr. 2023 • Por Claudia Lima

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa. En España la padecen unas 120000-150000 personas. 
La enfermedad de Parkinson puede tener un gran impacto en la calidad de vida de los afectados. Afortunadamente, existen tratamientos y métodos alternativos para ralentizar la progresión de la enfermedad. Además, también hay formas de controlar la enfermedad de Parkinson en la vida cotidiana. 

Con ocasión del Día Mundial del Parkinson, ¡enumeramos algunos consejos para vivir mejor con la enfermedad!

¡Descubre nuestro artículo!

Consejos prácticos para vivir con la enfermedad de Parkinson

¿Qué es la enfermedad de Parkinson?

La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo, caracterizado por la destrucción progresiva de ciertas neuronas dopaminérgicas situadas en la base del cerebro. Esto impacta el nivel de dopamina, que se utiliza principalmente para controlar el movimiento. 

Para diagnosticar la enfermedad de Parkinson, ciertos síntomas deben llevar a una consulta con un médico generalista, que derivará al paciente a un neurólogo. 

Los tratamientos para la enfermedad de Parkinson pueden ralentizar su progresión, pero no la curan. Estos tratamientos pueden incluir medicación y/o cirugía, fisioterapia, estimulación cerebral y dieta y ejercicio. Hasta la fecha, la OMS considera que la levodopa/carbidopa es el fármaco más eficaz para reducir los síntomas y mejorar la función y la calidad de vida. Sin embargo, este tratamiento sólo es eficaz durante unos pocos años. 

Además, existen muchos enfoques naturales que pueden ayudar a las personas con enfermedad de Parkinson, como la técnica Alexander (rehabilitación postural), la medicina alternativa (acupuntura, yoga, sofrología, etc. ), la arteterapia y el uso de hierbas (Mucuna pruriens, Rhodiola, Ginkgo Biloba, melisa, cúrcuma, etc.) y complementos alimenticios (aceite de krill, aceite de erizo, L-tirosina, selenito de sodio, tiamina HC1, etc.). Sin embargo, hay que tener cuidado con los numerosos riesgos de interacciones. Es necesario el consejo de un profesional de la salud antes de utilizar plantas medicinales y tomar complementos alimenticios. 

La enfermedad de Parkinson no afecta a la esperanza de vida, pero tiene un fuerte impacto en la vida cotidiana.

¿Cómo mejorar su vida diaria con la enfermedad de Parkinson? 

Para vivir mejor con la enfermedad de Parkinson, y más allá del respeto escrupuloso del tratamiento y de los horarios de las tomas, a veces es necesario cambiar los hábitos de vida y buscar ayuda. Cada situación es diferente y, en función de la edad y de la evolución de la enfermedad, se pueden dar consejos distintos. 

Mantenerse activo/a

El ejercicio regular, como caminar, montar en bicicleta o correr, tiene beneficios para el bienestar físico y mental de las personas con enfermedad de Parkinson. La actividad física ayuda a mantener la flexibilidad y la densidad muscular y ósea. El ejercicio regular puede ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad. También mejora la coordinación y la fuerza muscular. 

Los ejercicios de estimulación cognitiva, como la lectura, la costura, los crucigramas y los juegos de mesa, pueden entrenar el cerebro y aliviar los déficits cognitivos de leves a moderados de los pacientes de Parkinson, al mejorar significativamente la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento y las funciones ejecutivas. 

Se recomienda mantener una vida social, que puede incluir la participación en salidas en grupo o la pertenencia a asociaciones.

Comer bien

Una dieta sana y suficiente es esencial en el caso de la enfermedad de Parkinson. Debe evitarse la pérdida de peso, ya que puede provocar un desgaste muscular y, por tanto, una disminución de las capacidades motoras. 

Se cree que determinados alimentos desempeñan un papel en la progresión de la enfermedad de Parkinson. Los productos lácteos, las frutas y verduras enlatadas y ciertas proteínas contribuyen a una rápida progresión de los síntomas de la enfermedad. Sin embargo, se cree que otros alimentos ralentizan la progresión de la enfermedad. Entre ellos se encuentran las frutas y verduras frescas, los frutos secos y las semillas, ciertos tipos de bebidas no azucaradas, los aceites de oliva y de coco, y las hierbas y especias frescas. La dieta mediterránea parece tener un efecto positivo en enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Parkinson. 

Cuando se toma levodopa, hay que ajustar la ingesta de proteínas. Existe un riesgo de malabsorción e interacción farmacológica cuando se ingieren proteínas, lo que reduciría los efectos y la duración de la acción de la dopamina. Si una persona con enfermedad de Parkinson se encuentra en una fase avanzada de la enfermedad, la ingesta de proteínas debe ser reevaluada por un profesional sanitario. 

La enfermedad de Parkinson puede ser responsable de síntomas de estreñimiento y problemas de deglución, por lo que es necesario un buen apoyo médico. 

Adaptar su entorno y evitar las caídas

Cuando se desarrollan ciertos trastornos motores, aumenta el riesgo de caídas. Mantener la actividad física ayuda a limitar estos riesgos. Para desplazarse con seguridad, también es importante mantener los pasillos libres de obstáculos, iluminarlos bien, retirar las alfombras, colocar barras de sujeción, elegir la altura ideal para sentarse y tumbarse, instalar espacios de almacenamiento accesibles, etc. 

Además, algunas actividades cotidianas, como sentarse o levantarse, darse la vuelta en la cama, vestirse o comer, resultan a veces más difíciles. Esto puede significar volver a aprender ciertos gestos o encontrar nuevas formas de mover o transportar objetos

Recurrir a un ergoterapeuta ayudará a organizar mejor las adaptaciones del entorno vital. Te orientará en la elección de ayudas técnicas, en el diseño del entorno en cuanto a accesibilidad de la cocina, el baño, el dormitorio, etc.

En caso de dependencia total o parcial y de imposibilidad de permanecer en el lugar de residencia habitual, se puede considerar la posibilidad de alojarse en un establecimiento médico adecuado. 

Cuidarse

Parece que el estrés y la ansiedad agravan los síntomas de la enfermedad de Parkinson. Por este motivo, se recomienda que las personas afectadas practiquen métodos de relajación que tengan un efecto positivo en la vida cotidiana. El apoyo psicológico también puede ser útil para afrontar los problemas psicológicos causados por la enfermedad

La enfermedad de Parkinson aísla e influye en la vida social de los afectados y sus familiares. Es importante dedicar tiempo a aficiones y actividades cuando éstas resultan agradables. Esto activa diferentes áreas cerebrales, incluido el circuito de recompensa asociado a la sensación de bienestar. 

Se recomienda encarecidamente pensar en positivo. De hecho, cuanto más positiva es una persona, más confianza tiene en su capacidad para hacer frente a la enfermedad. El pensamiento positivo repercute en el sistema inmunitario al reducir el estrés del organismo. 

Rodearse bien

Las personas que te rodean y las asociaciones de pacientes representan una ayuda preciosa para, por ejemplo, encontrar un oído que te escuche, ayudarte con los trámites administrativos, informarte sobre los servicios médicos y sociales y sobre tus derechos.  

Cuando se une a una asociación de pacientes que también padecen la enfermedad de Parkinson, se beneficia de un valioso apoyo. También es una oportunidad para compartir experiencias y consejos con personas que se enfrentan a los mismos obstáculos en su vida diaria. Los grupos de apoyo pueden ofrecer formas de controlar mejor los síntomas. Además, pueden fomentar la expresión de sentimientos de los que uno preferiría no hablar con familiares y amigos o con su médico. 


Vivir con la enfermedad de Parkinson puede ser difícil. Sin embargo, hay formas de afrontar los altibajos de la vida cotidiana

Hoy en día se siguen estudiando los mecanismos de esta enfermedad, que darán lugar a perspectivas terapéuticas. Optimizar el tratamiento de los pacientes de Parkinson sigue siendo un elemento importante de la investigación clínica con el objetivo de proponer dosificaciones o formulaciones mejor adaptadas a las diferentes etapas y síntomas de la enfermedad de Parkinson.

 
 
¿Te ha gustado este artículo?

¡Haz clic en "me gusta" y comparte tu opinión y tus interrogantes con la comunidad más abajo en los comentarios!

¡Cuidate! 
7
avatar Claudia Lima

Autor: Claudia Lima, Redactora de salud

Claudia es creadora de contenidos en Carenity, especializada en la redacción de artículos sobre salud.

Claudia tiene un máster en iniciativa empresarial y un Executive MBA en gestión de ventas y marketing. Está... >> Saber más

Comentarios

También te gustará

Carcajadas para combatir el Parkinson

Enfermedad de Parkinson

Carcajadas para combatir el Parkinson

Leer el artículo
Seis consejos para tratar la enfermedad de Parkinson

Enfermedad de Parkinson

Seis consejos para tratar la enfermedad de Parkinson

Leer el artículo
La enfermedad de Parkinson puede comenzar en el apéndice

Enfermedad de Parkinson

La enfermedad de Parkinson puede comenzar en el apéndice

Leer el artículo
Diagnóstico de Parkinson durante el embarazo

Enfermedad de Parkinson

Diagnóstico de Parkinson durante el embarazo

Ver el testimonio

Discusiones más comentadas

Ficha descriptiva de la enfermedad