flag es
flag fr flag en flag de flag it flag us
/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Esteatosis hepática no alcohólica (EHNA)

ninguna respuesta

1 visualización

Temática de la discusión


anonymous avatar Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el
Buen consejero

Un estudio muestra que una hormona intestinal puede reducir la grasa que se acumula en el hígado cuando se engorda y previene la progresión a la cirrosis. Un nuevo tratamiento podría ser considerado.

Mal Ventre_XS.jpg

¿Un nuevo tratamiento para prevenir la cirrosis del hígado, la fibrosis o la inflamación del órgano? Esta es la esperanza suscitada por un ensayo clínico reciente.

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego descubrieron que las dosis bajas de una hormona intestinal, llamada NGM282, disminuyen la grasa en el hígado en pacientes con esteatohepatitis no alcohólica.

Una enfermedad debida a una sobrecarga de grasa de las células del hígado, sin relación con la ingesta de alcohol, lo que resulta en un aumento en el volumen del órgano.

Actualmente no existe ningún tratamiento

Los factores de riesgo para el desarrollo de estas enfermedades hepáticas son muchas: el sobrepeso, la diabetes tipo 2, los niveles de presión arterial alta o colesterol alto... Los pacientes con esteatosis hepática, enfermedad del hígado graso no alcohólico (EHNA) o esteatohepatitis no alcohólica, pueden desarrollar cirrosis, fibrosis o inflamación del hígado. Este estudio, publicado en The Lancet a principios de marzo, allana el camino para una cura para estas enfermedades hepáticas. Actualmente, no hay un tratamiento validado.

Los investigadores llevaron a cabo su estudio clínico en 166 pacientes, de entre 18 y 75 años, con una de las dos enfermedades hepáticas. Les dieron 3 miligramos de la molécula NGM282 intestinal, o 6 miligramos, o un tratamiento con placebo. Todo esto una vez al día. Los pacientes fueron seguidos cada dos semanas durante tres meses.

A largo plazo, los investigadores observaron los resultados gracias a una resonancia magnética en cada paciente. Aquellos que recibieron dosis de la molécula NGM282 intestinal tenían entre 5 y 30% menos grasa en el hígado.

La molécula intestinal tiene efectos secundarios no deseados

Sin embargo, los pacientes que recibieron la hormona intestinal NMG282 tuvieron efectos secundarios: dolor local en el momento de la inyección, diarrea, dolor abdominal o náuseas.

Por lo tanto, se deben realizar otros ensayos clínicos para considerar un tratamiento basado en esta molécula intestinal.

Fuente: Pourquoi Docteur

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 68 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo