«
»

Top

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

19 nov. 2019

¿Qué es la bioterapia? ¿Cómo funciona esta terapia para tratar el cáncer? ¿Por qué hace referencia plus especificamente a la inmunoterapia? ¿Cuándo y bajo qué condiciones se puede acceder a estos tratamientos? ¡Explicaciones!

Los tratamientos del cáncer: bioterapia e inmunoterapia

El tratamiento de los pacientes con cáncer se está orientando cada vez más hacia la medicina personalizada. Desde hace quince años, las bioterapias (incluyendo la inmunoterapia) han estado en auge en el campo de la oncología y han alterado el tratamiento de estos pacientes, especialmente la integración de los anticuerpos monoclonales en las estrategias terapéuticas. Se trata de moléculas muy prometedoras, de gran interés en el campo de la investigación, y muchos proyectos se encuentran actualmente en fase de evaluación.

Bioterapia, inmunoterapia, terapia dirigida: ¿de qué estamos hablando?

¿Qué es la bioterapia?

Las bioterapias tienen como objetivo producir medicamentos y estrategias terapéuticas basadas en organismos vivos, a partir de la biología. Se basan en el uso de moléculas diseñadas a partir de organismos vivos (levaduras, fermentos, microbios, genes, células, tejidos, etc.) o de sustancias tomadas de organismos vivos (hormonas, anticuerpos, interleuquinas, etc.). Las bioterapias se pueden aplicar para el tratamiento del cáncer, pero también conciernen muchas otras enfermedades, como las enfermedades inflamatorias.

En oncología, las bioterapias pueden actuar a diferentes niveles para reducir la diseminación del tumor:

  • - Deteniendo, controlando o suprimiendo los procesos de crecimiento tumoral;
  • - Al "marcar" las células cancerosas para facilitar su destrucción por el sistema inmunológico;
  • - Aumentando el poder de destrucción de las células tumorales por parte de las células del sistema inmunológico;
  • - Al prevenir la propagación de las células cancerosas (metástasis).

Las terapias dirigidas

Una forma de bioterapia para tratar el cáncer son las terapias dirigidas, en el sentido en que cada molécula tendrá como objetivo una característica particular del tumor. La idea es destruir sólo las células cancerosas, preservando las células sanas tanto como sea posible, a diferencia de la quimioterapia. Esto tiene el efecto de limitar el daño a la calidad de vida del paciente.

Para dirigirse únicamente a las células cancerosas, es absolutamente necesario realizar un "cribado" del tumor, es decir, analizar la heterogeneidad tumoral del paciente, que es única y específica del mismo, con el fin de determinar los blancos a los que se puede dirigir y, por tanto, los tratamientos que se pueden utilizar.

La Inmunoterapia

El término "bioterapias" es amplio e incluye también los tratamientos de inmunoterapia. Por lo tanto, la inmunoterapia es una bioterapia, pero no todas las bioterapias son inmunoterapia. Su propósito es estimular al sistema inmunológico para que combata las células cancerosas por sí solo.

En la inmunoterapia, son las células del sistema inmunológico las que se tienen como objetivo, con el fin de estimularlas. Como resultado, podrán destruir las células cancerosas. Por otro lado, puede tener el efecto secundario de destruir células sanas y no cancerosas.

Podemos citar, por ejemplo, los tratamientos OPDIVO o KEYTRUDA para tratar el melanoma avanzado.

Moléculas de bioterapia para el tratamiento del cáncer

Las bioterapias, ya sean terapias dirigidas o inmunoterapia, pueden clasificarse según su funcionamiento o según las características objetivo dentro de las células. Dependiendo del tipo de cáncer, su estadio, el perfil del paciente... el oncólogo elegirá uno de estos tipos de moléculas o las prescribirá en combinación.

Los anticuerpos monoclonales

Pueden apuntar a un objetivo en el exterior o en la superficie de las células cancerosas, actuando así de manera similar a los anticuerpos producidos por nuestro sistema inmunológico. Estos anticuerpos monoclonales detendrán el crecimiento del tumor. También pueden combinarse con una molécula de quimioterapia, una toxina o una sustancia radioactiva para administrarlos específicamente a las células cancerosas, sin afectar a las células sanas. Sus nombres suelen terminar en "mab" y siempre se administran por vía intravenosa. Por ejemplo, ERBITUX se utiliza para tratar el cáncer colorrectal metastásico o HERCEPTIN para el cáncer de mama HER2 positivo.

Otro tipo de anticuerpo monoclonal permite atacar objetivos intracelulares penetrando dentro de las células cancerosas. Inhiben las cascadas de señalización y, por lo tanto, el crecimiento del tumor. Sus nombres suelen terminar en "nib" y son administrados por vía oral. Estos incluyen IRESSA o TARCEVA para el cáncer bronquial metastásico de células no pequeñas EGFR mutado.

Los inhibidores de enzimas

Esta clase de moléculas está ampliamente representada por los inhibidores de la tirosina quinasa, enzimas clave en el crecimiento y la división de las células tumorales. Por ejemplo, LYNPARZA se utiliza para tratar el cáncer de ovario BRCA mutado o ZELBORAF para el melanoma BRAF mutado.

Otros tipos de moléculas

Algunas bioterapias actuarán a nivel del receptor de membrana, otras bloquearán el crecimiento de la red vascular (angiogénesis) permitiendo que el tumor sobreviva, inhibir los mecanismos de replicación celular o estimular la muerte celular y/o la degradación de las proteínas. La decisión corresponde al médico, que tendrá en cuenta un número significativo de factores. También es el médico quien podrá comprobar la eficacia del tratamiento.

¿En qué contexto se puede iniciar una terapia dirigida o inmunoterapia?

¿Un tratamiento en toda regla?

Es importante tener en cuenta que las terapias dirigidas (bioterapias) ¡no sustituyen a los tratamientos convencionales como la cirugía, la radioterapia y la quimioterapia! Completan este arsenal terapéutico y se prescriben más a menudo en combinación con tratamientos convencionales.

¿Para qué pacientes?

La iniciación de estos tratamientos dirigidos no está pensada para todos los pacientes con cáncer, sino para aquellos con formas avanzadas o que han recaído después de un tratamiento previo.

Sin embargo, existen algunos tratamientos disponibles desde la fase precoz de algunos tipos de cáncer, como HERCEPTIN para el cáncer de mama "HER2 positivo" en combinación con una quimioterapia y después de la cirugía, e IMATINIB para los tumores del estroma gastrointestinal (GIST) después de la cirugía.

¿Cuál es la eficacia de este tratamiento?

Debido a su mecanismo de acción dirigido y específico, las bioterapias han demostrado una muy buena eficacia en el tratamiento de los cánceres. En la mayoría de los casos, permiten una mejora tanto biológica como clínica. Además, se observa una reducción significativa del daño a las células sanas del paciente, a diferencia de la radioterapia y de la quimioterapia, lo que mejora enormemente la calidad de vida del paciente y el riesgo de secuelas a largo plazo.

ATENCIÓN, nos gustaría recordar una vez más que estas bioterapias no sustituyen a los tratamientos convencionales y no están indicadas en todos los pacientes. !Pide consejo a tu médico!

¿Cuáles son los principales efectos secundarios?

Los tratamientos de bioterapia se acompañan ocasionalmente de efectos secundarios que suelen ser reversibles cuando se interrumpen, es decir, si se interrumpe el tratamiento, los efectos secundarios desaparecen. Estes últimos puede reducirse o incluso evitarse con frecuencia si se está atento y se respetan las medidas de higiene, las vacunas recomendadas, etc. Sin embargo, dado que estos tratamientos son relativamente recientes, todavía no se conocen bien algunas reacciones adversas. ¡Habla con tu médico acerca de cualquier síntoma del que no te haya hablado!

Riesgos inmediatos

  • - Anafilaxia: reacción alérgica violenta y a menudo grave
  • - Reacciones moderadas durante la inyección (el cuerpo del paciente puede desarrollar anticuerpos contra la molécula)
  • - Dolor en el sitio de la inyección

Riesgos infecciosos

  • - Inmunosupresión: como la bioterapia ralentiza el sistema inmunológico, el cuerpo ya no puede protegerse adecuadamente contra bacterias y virus, lo que puede conducir a infecciones oportunistas más o menos graves.
  • - Inflamación: en la inmunoterapia, la estimulación del sistema inmunológico puede causar inflamación de varios órganos del cuerpo, pero también puede provocar reacciones autoinmunes.
  • - Existen factores de riesgo como los antecedentes de infecciones pevolutivas, una edad > o igual a 65 años, enfermedades crónicas, enfermedades respiratorias asociadas, terapia con corticosteroides concomitante.

Mecanismos de resistencia a las terapias dirigidas

Un tumor suele estar compuesto de varios tipos de células en constante evolución, no de un grupo de células uniformes. Es por eso, que dentro del mismo tumor, las células pueden tener diferentes anomalías moleculares: esto se denomina heterogeneidad tumoral.

Esta heterogeneidad tumoral puede ser responsable, en algunos casos, del desarrollo de la resistencia a las bioterapias. El objetivo ha cambiado, así que el tratamiento ya no es efectivo. Esta resistencia puede ser "primaria", es decir, la terapia será ineficaz desde el principio, o "secundaria", donde aparecerá después de unas semanas, unos meses o incluso años de tratamiento.

Para minimizar este riesgo de resistencia y atacar el tumor de todos los frentes, se prescriben muchos tratamientos combinados.

Atención, este artículo es general y no reemplaza la prescripción médica. No menciona ningún caso especial que pueda existir. Cada paciente es diferente, ¡así que habla con tu médico!

Artículo escrito por Louise-B con Camille Dauvergne, estudiante de cuarto año de farmacia.

avatar Louise Bollecker

Autor: Louise Bollecker, Community Manager France and Content Manager

Community Manager de Carenity en Francia, Louise es también Content Manager para ofrecer artículos, vídeos y testimonios a los miembros. Su objetivo es portar la voz de los pacientes para una mejor comprensión de su realidad cotidiana.

Comentarios

También te gustará

Ocuparse de los hijos cuando se esta enfermo: modalidades de cuidado de los niños

Cáncer colorrectal
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de hígado
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Carcinoma de células de Merkel
Carcinoma de células escamosas de la cabeza y cuello
Feocromocitoma
Macroglobulinemia de Waldenstrom
Mieloma múltiple
Nefroblastoma
Neoplasia endocrina múltiple
Neuroblastoma
Sarcoma de Ewing
Sarcoma de Kaposi
Síndrome de Sezary
Tumor neuroendocrino

Ocuparse de los hijos cuando se esta enfermo: modalidades de cuidado de los niños

Leer el artículo
Superar el cáncer: la terapia de las montañas

Cáncer colorrectal
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de hígado
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Macroglobulinemia de Waldenstrom

Superar el cáncer: la terapia de las montañas

Leer el artículo
Enfermedad de Lyme: los síntomas inexplicables necesitan atención médica

Cordoma

Enfermedad de Lyme: los síntomas inexplicables necesitan atención médica

Leer el artículo
Fatiga y dolor, problemas persistentes después del cáncer

Cáncer colorrectal
Cáncer de cuello uterino
Cáncer de esófago
Cáncer de estómago
Cáncer de hígado
Cáncer de la pleura
Cáncer de la vesícula biliar
Cáncer de laringe
Cáncer de mama
Cáncer de nasofaringe
Cáncer de ovario
Cáncer de páncreas
Cáncer de piel
Cáncer de próstata
Cáncer de pulmón
Cáncer de riñón
Cáncer de testículo
Cáncer de timo
Cáncer de tiroides
Cáncer de vejiga
Cáncer endometrial
Macroglobulinemia de Waldenstrom

Fatiga y dolor, problemas persistentes después del cáncer

Leer el artículo