/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Trastorno de personalidad

0 respuesta

9 visualizaciones

Temática de la discusión

Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el

Se define la personalidad como “el conjunto de rasgos y mecanismos psicológicos internos al individuo, organizados y relativamente duraderos, que influyen en las interacciones y la adaptación de la persona con su entorno intrapsíquico, físico y social (Larsen & Buss, 2008 p.6). Los rasgos, o disposiciones de la personalidad, describen las características del individuo, su forma de ser y actuar, según dimensiones, categorías o factores específicos. Los mecanismos psicológicos son procesos que implican una modalidad específica de procesamiento de informaciones y emociones, que lleva al individuo a actuar y elegir determinadas opciones, cercanas a su forma de ser. Típicamente, los rasgos y los mecanismos psicológicos están organizados de una manera relativamente coherente entre sí y duradera en el tiempo, especialmente en la etapa adulta (Mischel, 1968; Festinger, 1957).

La personalidad es el resultado de la organización psíquica del individuo, la configuración global de sus características biológicas, cognitivas y emotivo-relacionales, que se expresan a través del pensamiento, comunicación y comportamiento. Influye en cómo el individuo percibe el ambiente y a los demás, cómo elige las situaciones en las que quedarse y cómo actuar en ellas, en como influye en los demás y qué reacciones poner en marcha (Larsen & Buss, 2008).

pexels-photo-388898.jpeg

Los trastornos de la personalidad

Los Trastornos de Personalidad son alteraciones estables y desadaptativas en el funcionamiento de la personalidad que no necesariamente producen cuadros clínicos. Se diferencian de los rasgos de la personalidad en cuanto se desvían de los límites culturalmente esperados y aceptados, convirtiendo en problemáticas las relaciones afectivas y la adaptación a la realidad del individuo.

Las personas con Trastornos de la Personalidad suelen presentar un cierto nivel de estabilidad, son rígidas y enfatizan rasgos que también se encuentran presentes en sujetos normales y con una buena adaptación.

Según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, DSM IV), a pesar de la rigidez, las personas con Trastorno de Personalidad son capaces de adaptarse al entorno. Los síntomas son egosintónicos (el Ego de la persona acepta y reconoce la patogenicidad de algunos de sus aspectos) y protegen al individuo de aspectos de sufrimiento profundo (experiencias de abandono, baja autoestima, vergüenza, ansiedad, etc.) que afectan a su equilibrio.

El primer grupo de Trastornos de la Personalidad (cluster A) se caracteriza por elementos de extravagancia, excentricidad, desconfianza y cierre a los demás, la tendencia a aislarse. El grupo “A” incluye los Trastornos de Personalidad: Paranoide, Esquizoide y Esquizotípico.

El segundo grupo de Trastornos de la Personalidad (cluster B) se caracteriza por elementos de dramatización, imprevisibilidad y variabilidad emocional. El grupo “B” incluye los Trastornos de Personalidad: Histriónico, Narcisista, Límite y Antisocial.

El tercer grupo Trastornos de la Personalidad (cluster C) se caracteriza por inhibición, es decir, ansiedad y miedo. El grupo “C” incluye los Trastornos de Personalidad: Dependiente, Evitativo y Obsesivo-Compulsivo.

En el anexo del DSM IV (Anexo Eje II) se añadieron dos ulteriores trastornos: el Trastorno de Personalidad Pasivo-Agresivo y el Trastorno de Personalidad Depresivo.

Se considera que el mejor predictor de un buen pronóstico en los trastornos de personalidad es la edad.

Diagnóstico

Según la Clasificación Internacional de los Trastornos Mentales y del Comportamiento (CIE-10), para diagnosticar un Trastorno Específico de la Personalidad (F60) es necesario detectar un trastorno grave del carácter y del comportamiento del individuo, al que se acompañan alteraciones personales y sociales considerables. Según el CIE-10 los trastornos de la personalidad tienden a presentarse en la infancia y adolescencia y a persistir durante la edad adulta. Para diagnosticar un Trastorno Específico de la Personalidad (F60) se requiere la presencia de una alteración de la personalidad no directamente atribuible a una lesión o enfermedad cerebral importante o a otros trastornos psiquiátricos, que reúna las siguientes pautas:

  • - Actitudes y comportamientos que carecen de armonía, que afectan por lo general a varios aspectos de la personalidad; por ejemplo a la afectividad, a la excitabilidad, al control de los impulsos, a las formas de percibir y de pensar y al estilo de relacionarse con los demás.
  • - La forma de comportamiento anormal es duradera, de larga evolución y no se limita a episodios concretos de enfermedad mental.
  • - La forma de comportamiento anormal es generalizada y claramente desadaptativa para un conjunto amplio de situaciones individuales y sociales.
  • - Las manifestaciones anteriores aparecen siempre durante la infancia o la adolescencia y persisten en la madurez.
  • - El trastorno conlleva un considerable malestar personal aunque éste puede también aparecer sólo en etapas avanzadas de su evolución.
  • - El trastorno se acompaña, por lo general aunque no siempre, de un deterioro significativo del rendimiento profesional y social.

Algunas notas sobre ansiedad y rasgos

  • - Según J. Gray en su teoría de la personalidad, la ansiedad depende del sistema de inhibición conductual.
  • - El estado de ansiedad supone la manifestación de las predisposiciones latentes implícitas en el concepto de rasgo.
  • - A la hora de relacionar el bienestar subjetivo con los rasgos de personalidad, Costa y McCrae, argumentan que las personas extravertidas informan de mayor bienestar subjetivo.
  • - Según las investigaciones que analizan el perfil de personalidad, la tendencia que, en general, aparece con el incremento de la edad, consiste en una disminución de la Extraversión.
  • - Mientras más inestable emocionalmente es una persona, mayor será la posibilidad que se aprecien discrepancias entre lo que piensa y lo que hace.
  • - Las dimensiones de personalidad más estudiadas y que se encuentran presentes en la gran mayoría de los modelos factoriales son el neuroticismo y la extraversión.

Trastornos de la personalidad vs. Trasformaciones de la personalidad

Lo que diferencia los trastornos de la personalidad de las transformaciones de la personalidad es la forma de aparición (CIE 10 – F62 Trasformación persistente de la personalidad no atribuible a lesión o enfermedad cerebral: F62 tras una experiencia catastrófica; F62.1 tras una enfermedad psiquiátrica; F62.8 otras trasformaciones persistentes; F62.9 no especificada).

Fuente: PSISE

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo