Las "aves nocturnas" pueden morir más jóvenes

/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

0 respuesta

9 visualizaciones

Temática de la discusión


• Animadora de la comunidad
Publicado el

Las "aves nocturnas", que se acuestan tarde y que tienen problemas para levantarse de la cama por la mañana, tienen un mayor riesgo de muerte que las que les gusta levantarse con el sol, según un estudio publicado el pasado més de Abril.

Lit - Sommeil Homme_XS.jpg

El estudio, que examinó a casi medio millón de personas en el Reino Unido de entre 38 y 73 años, muestra que los que se acuestan tarde tienen un 10% más de riesgo de muerte que los que se acuestan temprano durante el período estudiado de seis años y medio.

Estudios previos han señalado tasas más altas de enfermedades cardiovasculares y enfermedades metabólicas como la diabetes. Pero este estudio es el primero en explorar el riesgo de mortalidad, señala la Universidad de Surrey en un comunicado.

El estudio, basado en una base de datos pública, se publicó en la revista Chronobiology International. Los participantes se definieron a sí mismos como "una persona diurna" (27%), "más diurna que nocturna" (35%), "más nocturna que diurna" (28%), o "completamente nocturna" (9%). Un poco más de 10,500 muertes en total, de las cuales 2,127 se registraron durante el período de seis años y medio.

"Este es un problema de salud pública que ya no se puede ignorar", dijo Malcolm von Schantz, profesor de cronobiología en la Universidad de Surrey. Según él, los noctámbulos deberían poder beneficiarse de una mayor flexibilidad de las horas de trabajo para comenzar y terminar más tarde. "Los noctámbulos que intentan vivir en un mundo diurno pueden sufrir las consecuencias sobre su salud", agrega Kristen Knutson (Northwestern University, Chicago), coautora del artículo. "Podría ser que los noctámbulos tengan un reloj biológico interno que no se ajuste a su entorno externo", dice Knutson, citando una variedad de comportamientos no saludables entre ellos (falta de ejercicio, no dormir lo suficiente ...).

Los noctámbulos son más propensos a sufrir trastornos psicológicos, diabetes, trastornos neurológicos, gastrointestinales y respiratorios. También son más propensos a fumar, beber alcohol, consumir cafeína y drogas ilegales. La transición al horario de verano, que coincide con una mayor incidencia de ataques cardíacos, no es bien soportado por los noctámbulos, dicen los investigadores. M. von Schantz sugiere considerar su supresión.

- AFP -