Vivir con diabetes de tipo 2

La diabetes es una enfermedad crónica que no se puede curar. Vivir con diabetes no es fácil, puede resultar estresante y causar una cierta ansiedad en la vida diaria. La adherencia a la medicación y un autocontrol regular son básicos para controlar bien la glucosa.

/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Las personas diabéticas, además de observar las medidas higiénico-dietéticas de sentido común, deben tomar regularmente su medicación (la adherencia al tratamiento farmacológico es esencial) y someterse a un seguimiento médico adecuado. La normalización de todos los parámetros de control es primordial para evitar las complicaciones.

Glucómetro y verduras

Los indicadores cuyo seguimiento puede realizar el propio paciente con una frecuencia que dependerá del tratamiento y del estado de su enfermedad son:
- el peso;
- la presión arterial, con ayuda de un aparato de automedida;
- la glucemia capilar, con ayuda de un lector de la glucemia, para los pacientes que siguen un tratamiento que pueda inducir una hipoglucemia.

Cada tres meses: determinación de la HbA1c (glucohemoglobina).

Cada año:
- perfil lipídico (el colesterol total y su fracción HDL, así como los triglicéridos, para calcular la fracción de colesterol LDL, que constituye un elemento muy perjudicial para las arterias);
- examen ocular (fondo del ojo);
- examen de los pies;
- electrocardiograma;
- evaluación de la función renal (determinación de la creatinina y la microalbuminuria).

En la diabetes de tipo 2 es necesario que el propio paciente lleve a cabo un autocontrol glucémico en los casos en que el tratamiento farmacológico pueda inducir una hipoglucemia (por ejemplo con las sulfamidas) y resulta indispensable en caso de inyección de insulina. La frecuencia de los controles deberá ser acordada con el médico.

Debido a que la diabetes es una enfermedad que evoluciona, el paciente debe someterse a un seguimiento regular a fin de que su glucemia esté permanentemente controlada, mediante una adaptación y un refuerzo del tratamiento cuando fuera necesario.

Consejos prácticos para la vida diaria de las personas diabéticas

Ciertos medicamentos pueden inducir hipoglucemias, que a su vez pueden generar malestar, abatimiento y alteraciones en el comportamiento; por esta razón, determinadas profesiones resultan incompatibles, como por ejemplo piloto de avión, bombero, paracaidista o cualquier otra profesión de riesgo en la que la pérdida de control de uno mismo pueda conllevar un riesgo importante para el enfermo o su entorno. Al margen de estas limitaciones, las personas con diabetes de tipo 2 deben desarrollar su vida con la mayor normalidad posible. Resulta fundamental el apoyo del cónyuge o una persona allegada para alentar al paciente a seguir su dieta y tratamiento, así como para la gestión de las hipoglucemias.

La mejor prevención para no desarrollar una diabetes, especialmente en el caso de sujetos con antecedentes familiares, reside en mantenerse en un peso normal gracias a una alimentación equilibrada pero pobre en grasas y a una actividad física regular.

Para más información: Diabetes.org

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 71 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad
o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Únete

Es gratuito y anónimo