https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/depresion.jpg

Pacientes Depresión

2 respuestas

66 visualizaciones

Temática de la discusión

Miembro Carenity
Publicado el

Desde hace unos 4 años tengo E de Crohn, mas o menos cuando empece a tener los primeros síntomas de ese problema comencé a tener depresiones,  se  sumó a estar pasando unos años de bastante ansiedad porque mi mujer también tiene problemas de salud y ambos hemos pasado baches laborales.
A esto se añadió ademas que desde algún tiempo antes tenía bastantes dolores de espalda y mas tarde también articulares, de cuello y vértigo que según parece esta causado por un tema oseo en la cervicales que parece que también causa que este muchas veces como atontado (mas de lo habitual)

Hace unos meses cuando la seguridad social española me dio el alta (aunque no puedo trabajar,) intente suicidarme y a raíz de eso 1º me diagnosticaron depresión reactiva y mas tarde el psiquiatra dijo que era depresión pero no reactiva
 La cosa es que si que me encuentro triste (cosa que tengo que ocultar todo lo que pueda a mi mujer,) estoy apático y otras cosas que parecen típicas de la depresión, pero desde hace cosa de hace un par de años sobre todo de noche, muchas veces solo pienso en la mejor forma de matarme, los ruidos fuertes se me hacen insoportables, si veo a alguien discutiendo o llorando tengo que alejarme como sea y solo me hace ilusión matarme o ir a vivir a un sitio tranquilo y solitario 
  He intentado informarme pero no consigo saber si esto es depresión u otra cosa y sobre estas cuestiones no soy capaz de hablar cara a cara con el psiquiatra ni con nadie

Inicio de la discusión - 12/11/16

Que me pasa?
1

Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Hola Pabluco,

Confiar en que un psicólogo o psiquiatra te pueden ayudar sería uno de los pasos más importantes y contarle tus circunstancias para que ellos puedan entenderte y abordar el problema de la manera más acertada.

Por lo que cuentas estás pasando una etapa muy complicada, pero la clave es no rendirse, no dejar que nuestros pensamientos recurrentes se apoderen de nosotros. Lo que deja huella es nuestro comportamiento y hacia eso es hacia lo que tenemos que trabajar, independientemente de que nuestros pensamientos nos animen o nos desalienten... el camino siempre está claro, si no lo estuviera no nos sentiríamos incómodos o sufriendo por no hacerlo. Lo que nos toca es sacar fuerzas y hacer ese camino independientemente de quienes sean nuestros compañeros de viaje (pensamientos de suicidio, negativismo hacia el mundo,...).

Mucho ánimo y pisa fuerte! Dejar de tener ganas de vivir no nos libera, nos hace cobardes y víctimas de nuestros pensamientos...

Que me pasa?
2

Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

PALUCO:

Le podrías preguntar a toda persona que pasa por una depresión, o trastornos parecidos (que son muchas),si les ocurre lo mismo que a ti. Te diría que haciendo una encuesta los encontraríamos a miles, es una idea propia de estas enfermedades, ya que el sufrimiento que aportan, es insoportable. Pero igual que personas también con otras patologías tienen que luchar día a día con ellas, lo mismo ocurre con esta.

Solo que como sea hay que aprender a convivir con esto, con deporte aunque sea tedioso, por las faltas de fuerzas, reuniéndonos con personas que estén afectadas por lo mismo, ya que nos entenderán mejor, porque visto lo visto, los demás, no entienden nada si no es orgánico, y hasta que no pasan por ello ni lo pienses.

Hay que trabajar mucho al respecto, buscando algo que nos ilusiones, aunque es una ladrona que hasta esto lo arrebata, pero hay que tener gran paciencia sin resignación, ya que hay mucho que luchar para poder convivir con tan ingrata compañía. Pero no cejes en el empeño, psicólogos, asociaciones afines, que alguna habrá cerca de donde vivas. Lecturas de auto ayuda y sobre todo unirte a otras personas que pasan por lo mismo.

Jamas tires la toalla, son pruebas y como tales hay que soporta, pero no dejes que la traidora sea mas fuerte que tu, tu mas que ella, Anímos y cariños para ti, y no olvides que a veces las comparativas con otras personas que también la sufren a suele dar buenos resultados.