https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/depresion.jpg

Pacientes Depresión

24 respuestas

304 visualizaciones

Temática de la discusión

1

Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Lo tiene usted claro, porque yo no. Sé que me detectaron una depresión grave, pero cuando ocurrió ésto hacía años que la había pasado; lo que padecía entonces eran secuelas de aquello; por eso, aún sigo preguntándome ¿qué es la depresión?

Ya sé que es considerada una enfermedad mental, ya que su manifestación es un trastorno de conducta, comparándolo con lo que se denomina conducta social normalizada.

Tiene incluso un apellido, depresión "clínica", por lo que me pregunto ¿Existen otros tipos de depresiones?

La depresión clínica está considerada como una enfermedad grave (y ahora viene lo curioso) y común; es decir, se da en más personas de las que pensamos; y nos afecta física y mentalmente nuestro modo de sentir y de pensar.

El término depresión, viene del latín "depressio" que significa hundimiento. En geografía existe también el término depresión en las zonas montañosas, las cimas están en lo alto y los valles en las depresiones del terreno, en lo más hondo.

Es decir; se usa un término geográfico para intentar definir un estado de ánimo. El estado de ánimo puede ser eufórico, estaríamos en la cima o depresivo, estaríamos en lo profundo.

Pero si nos detenemos a pensar un momento, entre la cima y la depresión hay, a veces miles de metros, como en la cordillera del Himalaya. Siguiendo con la comparación, entre la euforia y la depresión existen diferentes estados de ánimos.

Los picos y las depresiones es una buena técnica para entender en qué estado anímico nos encontramos; pero sólo es una referencia que sirve para situarnos y comprender un poco qué nos ocurre.

Cuando nos basamos en nuestras experiencias al encontrarnos en una crisis de ansiedad, o estado depresivo; esta comparación desaparece, porque la vivencia experimental de cada uno no puede compararse con la experiencia vivida en una cordillera montañosa.

Intervienen otras variables distintas, a cuando nos movemos entre montañas.

Si nos basamos en la definición de “depresión clínica” cuando dice “nos afecta físicamente y mentalmente”. Nos enfrenta a otro término difícil de comprender.

El término “mentalmente”, que se refiere a la mente y ¿qué es la mente? Yo la considero como la manifestación del funcionamiento de nuestro cerebro.

El órgano fundamental de la mente es el cerebro, sin cerebro no hay mente; y aun habiendo cerebro, si éste no funciona tampoco hay mente.

Pido disculpas a aquella persona que vea esto tan evidente que lo considere una estupidez. Pero si es una estupidez ¿Por qué conocemos tan poco del funcionamiento de nuestro cerebro, las personas que no hemos estudiado ni psiquiatría, ni psicología?

Se me ha ocurrido crear este foro para ver si poco a poco entre todos vamos comprendiendo términos usados en la dolencia depresiva como: estrés, ansiedad, mente en blanco, cambio de pensamientos, cambio de paradigmas…

Sé que hay mucho escrito sobre ésto, pero he comprobado que muchos no lo tenemos claro. Y frecuentemente una opinión dada por una persona que padece estas dolencias al exponer su experiencia, descubrimos información que ni el psicólogo o psiquiatra ha conseguido trasmitirnos.

Saludos.

Inicio de la discusión - 14/11/16

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
1

Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

¿QUÉ ES LA MENTE?

La mente surge cuando el cerebro funciona. El cerebro está formado por millones de neuronas. Pero curiosamente, más que con el número total de neuronas, está más relacionada con el número de neuronas que funcionan en un momento dado.

Cuando a una persona se le diagnostica depresión o personalidad depresiva, en esencia se refieren a las neuronas por las que circula la información. Pues la información no funciona en todas las neuronas al mismo tiempo, son distintas partes del cerebro las que se activan dependiendo de la actividad que realicemos y además esos circuitos cambian a lo largo del día y de la noche; es decir, no son siempre las mismas neuronas las que están en funcionamiento.

Uno de los últimos descubrimientos sobre la fisiología del funcionamiento de estos circuitos neuronales, es lo que llaman plasticidad del cerebro. La primera vez que leí este término creí que se referían a que el cerebro era de plástico; Pues no, es un término de las ciencias físicas aplicado al funcionamiento cerebral, según mi punto de vista la semejanza es muy poca, aunque terminé por entenderlo. En física este término se usa para materiales como la plastilina, que uno puede moldear a su antojo, y lo que hemos hecho con ella no queda rígido; podemos deshacer la figura y crear otra nueva. Se creía que algunos funcionamientos mentales eran permanente; es decir, lo que aprendíamos quedaba grabado para siempre (los esquemas mentales creados eran rígidos, como es el caso de algunos tics, manías, obsesiones...); pero resulta que no es así en todos los casos, muchos de los aprendizajes que hemos asimilados, pueden deshacerse (el término usado es “desaprender lo aprendido”) y crear otros aprendizajes nuevos; de ésto, que hayan usado el término plasticidad.

Esto ha abierto un nuevo campo de investigación, el poder cambiar algunas conductas que hasta ahora se consideraban inalterables, e influían negativamente en nuestra salud, por otras que nos beneficien.

Está surgiendo un potente aliado de la medicación, que hasta ahora era lo más efectivo. La medicación alivia los síntomas, pero estos últimos descubrimientos van más allá, se acercan mucho más a la fuente creadora del problema, que son las estructuras mentales que tenemos.

Al cambiar algunas estructuras mentales, empezamos a considerar el hecho de vivir de forma diferente, de una manera que jamás antes habíamos percibido; y empezamos a realizar conductas nuevas.

Estas conductas a las que me refiero es lo que se suele llamar “hábitos”.

Considero que aprender hábitos que beneficien nuestra salud, en lugar de perjudicarla es beneficioso, para todo aquel, que como yo, desea que la vida deje de ser un continuo “valle de lágrimas”.

¿Cómo puede ocurrir esto, si casi todos quieren tener una vida sana? Pues porque no somos conscientes de ello, todo esto ocurre en lo que denominan “inconsciencia”. El poder descubrirnos estas conductas inconscientes que nos perjudica, y corregirlas lo considero un buen ejercicio; y para ello, lo primero es hacerlas conscientes.

Es el camino que he escogido desde hace algunos años y por ahora me está dando buenos resultados, y considero importante compartirlo con ustedes.

Saludos.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Hola Mario,

Interesante debate el que inicias, aunque al menos a mí me hace plantearme varias cosas. ¿Verdaderamente un paciente necesita tener un conocimiento tan exhaustivo de sus trastornos? Entiendo que por parte de los profesionales lo que el paciente debe recibir son indicaciones y prescripciones acertadas para poner solución a sus dolencias. 

Cuando yo empecé en terapia, lo primero que el psicólogo me hizo ver fue precisamente que ese intento por mi parte de hacer un máster sobre mi ansiedad lo único que hacía era perjudicarme. Por utilizar una metáfora, resulta que las heridas que están siempre tocándose no terminan por sanar nunca. ¿Queremos una vida con/sin heridas, pero al fin y al cabo una vida, o queremos dedicarla a estudiar nuestras heridas? Esa fue una de mis primeras conclusiones.

Otra de las conclusiones importantes fue que cambiar nuestros esquemas mentales no sirve de mucho, entre otras cosas porque prácticamente nadie lo consigue. Lo que deja huella y termina por moldear nuestros esquemas mentales es nuestro comportamiento, la obtención de evidencias mediante la experiencia. A mí de nada me sirvió creerme maravillosa previo a "hablar en público", me está sirviendo "hablar en público" y aprender de la experiencia. En relación con la depresión y el poder absorbente de la cama, de nada me sirvió decirme continuamente "levantaré y anda" (perdón si suena a ironía). Sin embargo, sí me sirvió de mucho levantarme y andar. Y ver que podía hacerlo -con esfuerzo- aunque mis esquemas mentales me dijeran que no podía, que era mejor seguir en mi cueva,...

En relación con la medicación creo que lo describes muy bien cuando hablas de "alivio de síntomas", porque si verdaderamente fuera la solución, ¿por qué hay tantas personas tomándola de por vida? Mi experiencia ha estado basada en no tomar medicación alguna y si bien me cuesta y me sigue costando muchísimo, considero que yo ya no soy la que era antes, que ahora estoy más cerca de lo que quería y quiero ser en mi vida. Y estos logros no han venido ni a través de sustancias (del tipo que sean), ni a través de transformaciones mentales; han venido a través de mis pasos, a través de la acción.

Esa es mi experiencia. Espero que aporte algo de luz a tus inquietudes ;-).

Un abrazo!

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
2

Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Hola Nititu:

Muchas gracias por tu aportación. El objetivo de este foro es conocer distintas opiniones con respecto a la “enfermedad”, desde el punto de vista de los que no somos expertos por ser profesionales de la salud; sino expertos en vivencias sobre la depresión.

He comenzando aportando la información teórica de la que dispongo sobre el tema, que ha conseguido que vea la depresión desde otra perspectiva. He conseguido con ello, anular algunas obsesiones y ansiedades.

Tales como: Estoy mal, voy al médico me hace los análisis pertinentes y estoy bien de salud. No llegaba a comprender como estando bien de salud, yo me encontraba mal.

Por supuesto, ante una persona que presenta depresión, el profesional lo peor que puede hacer es darle un curso teórico sobre ella. Debe usar las técnicas o medicación que considere más efectivas en ese momento para conseguir el alivio del paciente en el menor tiempo posible.

Comentas que “lo que deja huella y termina por moldear nuestros esquemas es nuestro comportamiento”, yo añadiría “nuestro comportamiento repetitivo”.

Expones perfectamente el método para salir de la depresión “la acción”, experimentar. Una de las características de la depresión, es la falta de acción, todo resulta tedioso; por eso, no es tan fácil salir. Lo primero que se necesita es hacer algo, por pequeño que sea, como comentas el levantarse de la cama, aunque nos parezca que no podemos y comprobar que sí es posible.

Saludos.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Hola Mario,

Totalmente de acuerdo contigo :-)

Efectivamente, salir de esto requiere constancia y seguramente requiera un esfuerzo de por vida, porque al fin y al cabo nosotros ya llevamos en nuestra mochila miedos, obsesiones, etc. y bajar la guardia no nos beneficia mucho y, es más, hasta ahora tampoco parece que se haya constatado que la vida sea un camino de pétalos de rosa...

En relación con compartir vivencias y experiencias, me encantaría que hubiera mucho más de esto aquí, ya que a veces algunos debates están muy centrados en medicación.

Espero que el debate que has iniciado de pie a ese tipo de conversación también, que surjan conversaciones con más colores, con experiencias y reflexiones que nos ayuden a todos a mejorar :-)

Saludos!

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Como reflexiona Nititu: “¿Verdaderamente un paciente necesita un conocimiento tan exhaustivo de sus trastornos?

Estoy completamente de acuerdo, no. Lo que sí considero, es que una persona sea paciente o no, debe tener conocimientos, y si esos conocimientos le ayudan para conocerse mejor y poder enfrentar la vida, sin que cada día sea una lucha por sobrevivir, mejor que mejor.

¿Por qué me interesa conocer que es la depresión a través de testimonios de los que la padecemos? Pues porque yo tengo mi creencia sobre lo que puede ser, y no tiene por qué coincidir con lo que para otros significa.

Actualmente considero la depresión un estado donde la persona tiene el ánimo en niveles mínimos.

Pero el tener ese estado anímico, no es provocado por una situación concreta, se da por diferentes factores, y en muchos casos, los factores que influyen no son los mismos en distintas personas.

Todos los que estamos en este foro o hemos sufrido “crisis de ansiedad” o tenemos depresión. Muchos por el diagnóstico de una enfermedad grave; pero otros, sin estar en esa situación, también padecen depresión. Esto me lleva a pensar que el término “depresión” engloba una manifestación de la conducta, pero la fuente provocadora puede ser muy variada.

Antiguamente no existía este término, a la persona que sentía inquietud y no se sabía el motivo que la generaba, se le decía: “eso es de los nervios”. Esas personas sin estudios sobre medicina, no estaban tan equivocadas, pues resulta que el sistema nervioso es el causante de todas las enfermedades catalogadas mentales.

El término ansiedad tampoco se usaba mucho; sí se usaba la palabra, ansias o ansioso.

“Has visto con que ansias come, es así de ansioso”.

“No tengas tantas ansias por el entrar el primero, si nadie nos va a quitar el sitio”.

La sabiduría popular, a veces nos aclara conceptos que los expertos con su vocabulario técnico no consiguen. Una señora de edad y sin estudios, le preguntó a su neurólogo que diferencia había entre él y un psicólogo. Tras la explicación, ella sacó su propia conclusión, que para mí resulta maravillosa:

-          ¡Ah!, usted trabaja sobre los nervios que se ven y el psicólogo trabaja sobre los nervios que no se ven.

No he podido encontrar aún mejor definición.

¿Qué intento conseguir en este foro? Pues conocer algo mejor eso nervios que se ven, y los que no se ven; que forman parte de la esencia de lo que somos.

Saludos.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

¿QUÉ SON LOS PENSAMIENTOS?

Si la depresión es un estado donde la persona tiene el ánimo en niveles mínimos, y ese estado es debido a varios factores. Deduzcamos algunos que pueden influir en su aparición, permanencia y/o alivio.

¿Pudiera ser que los pensamientos tuvieran algo que ver?

Como he comentado en las dos primeras exposiciones. La mente es una de las manifestaciones que tiene el funcionamiento de nuestro cerebro. Y eso que llamamos mente está creada a base de pensamientos, conscientes e inconscientes.

Los pensamientos son una capacidad que poseen casi todos los seres humanos; digo casi todos, porque aquellas personas que padecen un mal funcionamiento en algunas partes del cerebro son incapaces de pensar.

Las dos formas más comunes en las que identificamos nuestros pensamientos son en imágenes o palabras. De ahí que algunas terapias tengan entre sus herramientas, actividades que hagan a las personas cambiar sus imágenes o pensamientos reiterativos.

Si usted no cree que puede pensar lo que quiera, haga el siguiente experimento: yo le digo que piense en una casa; y usted puede pensar en una casa toda pintada de violeta, o azul con puntos rojos; e incluso, no hacerme caso y pensar en otra cosa: una jirafa, una mesa, etc.

Esa capacidad de pensar, por decirlo en tono coloquial, en lo que me dé la gana, lo tenemos la mayoría.

No podemos influir en nuestro estado de ánimo de forma directa, y menos si no conocemos técnicas de cómo hacerlo. Pero sí podemos pensar en lo que queramos.

Se ha descubierto, que algunos tipos de pensamiento nos produce un desgaste de energía excesivo para la actividad que estamos realizando, y en cambio otros hacen que el gasto energético sea el necesario.

Hay muchos, que basándose en ésto, predican lo que comenta Nititu; mírate al espejo y repítete varias veces que eres el ser más maravilloso; si vas a realizar algún acto que te pone nervioso, piensa que va a salir con éxito porque eres una persona excelente. Este método tiene su parte de razón; pero personalmente creo que comete un error, expone esta técnica para todas las personas, sin tener en cuenta que somos seres individuales con características distintas. Para algunas personas puede que haya funcionado pero para la mayoría creo que ha sido un verdadero desastre.

Es como si a mí, que no soy un buen jugador de fútbol; comentara que deseo ser un “crash” como Messi o Ronaldo; por mucho que me animen o me repita varias veces al día que soy un jugador excelente, no lo conseguiré.

Resumiendo, la mayoría tenemos la capacidad de pensar, y algunos de estos pensamientos nos perjudican en nuestro estado de salud, en muchos casos son los generadores de las enfermedades que llaman “psicosomáticas” “psique que significa mente y soma que significa cuerpo”; es decir, no sólo las bacterias y los virus nos provocan enfermedades, nosotros inconscientemente a través de nuestros pensamientos nos creamos estados faltos de salud.

Si tengo el poder de pensar en lo que quiera, y algunos pensamientos me causan malestar, si consigo  eliminar o cambiar esos pensamientos, probablemente no mejoraré mi estado de salud, pero sí voy a conseguir que no lo empeore.

Uno de los pensamientos que más daños nos causan, son los que llaman “paradigmas”, ¿Qué son los paradigmas?, son pensamientos en los que basamos nuestra forma de ver la vida, y además creemos que son intocables; por lo tanto imposibles de cambiar.

Pero la realidad es que esa intocabilidad (como comento) es sólo una creencia que tenemos y además es errónea. No sólo se pueden tocar, sino que además se pueden cambiar.

Saludos.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

¿QUÉ SON LOS PARADIGMAS?

Son de los pensamientos más dañinos, porque los hemos convertidos en creencias inamovibles, cuando en la realidad no es así.

Para entender mejor que es un paradigma os dejo con el siguiente enlace, en la que los científicos mediante un experimento, demostraron como se crea un paradigma social.

CÓMO SE CREA UN PARADIGMA

Saludos.

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Hola Mario,

Conocía ese vídeo y es verdaderamente bueno. Tanto a nivel de relación con nosotros mismos como dentro de un grupo.

Muy bueno.

Un saludo!

¿QUÉ ES LA DEPRESIÓN?
Miembro Carenity
Publicado el
Buen consejero

Gracias Nititu por el comentario.

LAS QUEJAS

¿Es interesante saber qué es un paradigma si padezco depresión?

Personalmente a mí me ha servido el conocer que tenía pensamientos que creía inamovibles, porque los consideraba verdades que no tenían discusión. Pero algunos he conseguido cambiarlos.

Al principio, me sentía muy mal porque presuponía que si cambiaba esas creencias que la sociedad me habían inculcado, de cómo debían ser algunas cosas, la sociedad sería un caos y yo una mala persona.

Ese temor me impedía a experimentar algo nuevo, y seguía con las rutinas de siempre. Consecuentemente entre estas rutinas se encontraban las que desembocaban en crisis de ansiedad.

Uno de los paradigmas que más me ha aliviado su eliminación, aunque aún no lo he logrado totalmente, pero estoy bastante avanzado es LA QUEJA.

Existe un proverbio oriental que me ayudó mucho para empezar la eliminación de quejarme casi constantemente:

“Si tiene remedio, ¿por qué te quejas? Si no tiene remedio ¿por qué te quejas?

La queja la expresamos cuando consideramos que las personas o la naturaleza no es justa con nosotros.

No me refiero a quejarse, si te duele alguna parte del cuerpo. Tenemos hasta una palabra para ello ¡ay!; eso es sano. Pero si esa expresión que hace que liberemos energía y sentir un poco de alivio la acompañamos de juicios personales:

            ¿Por qué a mí?

            ¿Qué mala suerte tengo?

            ¿Soy el inútil del grupo?

y otras por el estilo. La queja se convierte en algo dañino. Porque lo que hacemos es darle vuelta a nuestra situación, sin encontrar solución.

Como expresa el proverbio oriental: “Si tiene remedio ¿por qué te quejas?” Pon remedio, la queja no te va a dar ninguna solución. El gran problema que padecemos algunos depresivos es que sabemos lo que hay que hacer pero no cuesta muchísimo ponerlo en práctica.

Y cómo dice la otra parte del proverbio: “Si no tiene remedio ¿por qué te quejas?”, si no se puede hacer nada sólo queda aceptar el hecho; pero el quejarse en lugar de ayudarte, lo que hace es debilitarte.

Por eso cada vez que puedo, me encanta releer lo que llaman “Oración de la Serenidad”:

“Plegaria de la Serenidad:

Señor, concédeme serenidad para aceptar todo aquello que no puedo cambiar, fortaleza para cambiar lo que soy capaz de cambiar y sabiduría para entender la diferencia.”

Espero que os sirva de ayuda. Gracias por leerlo y abrazos.