https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/artritis-reumatoide.jpg

Pacientes Artritis reumatoide

1 respuesta

102 visualizaciones

Temática de la discusión

Miembro Carenity • Animadora de la comunidad
Publicado el
Buen consejero
1 Los corticoides son malos y no debes tomarlos bajo ningún concepto.
 
Falso. Los corticoides, como todos los medicamentos, no son ni buenos ni malos, lo malo es su uso incorrecto. Sabemos que los corticoides a dosis bajas, como usamos en la artritis reumatoidea (AR), provocan pocos efectos adversos si se usan por el menor tiempo y la menor dosis posible. La demonización del corticoide viene de épocas remotas, cuando no existían otros tratamientos para las artritis y se usaban dosis muy altas de corticoides y por tiempo muy prolongado, ya que no existían los medicamentos para frenar la artritis. Ante cualquier duda debe discutirlo con su reumatólogo. No se automedique ni aumente su dosis, a la vez que no los suspenda abruptamente sin el plan que le proponga su médico.
 
 
2 Las infiltraciones con corticoides hacen daño en las articulaciones.
 
Falso. Ningún estudio serio demostró que las infiltraciones de corticoides sean malas para las articulaciones si se usan con criterio, es decir, máximo tres o cuatro al año en la misma articulación. Se las reserva para pacientes que tienen una o a lo sumo dos articulaciones doloridas e inflamadas. En caso de ser muchas las articulaciones inflamadas, se deberá optimizar el tratamiento. La necesidad de infiltrar repetidamente al paciente significa que el tratamiento que está recibiendo no es suficientemente enérgico y se deberá pensar en cambiarlo.
 
 
3 Las drogas estándar del tratamiento de la artritis reumatoidea son 'quimioterapias'.
 
Falso. Si bien algunas de las drogas estándar se han usado en quimioterapias, puntualmente el metotrexato, no tienen nada que ver las dosis de metotrexato que usamos en reumatología (máximo 20 o 25 mg por semana), con las dosis “quimioterápicas” que se usaban para ciertos tumores o leucemias (1000 mg por día por 3 a 5 días seguidos, es decir, 40 a 50 veces más que en la artritis reumatoidea). El uso en cáncer y su efecto beneficioso en pacientes que además de cáncer tenían artritis reumatoidea, propició la autorización de ese medicamento en nuestro padecimiento.
 
 
4 Como los corticoides son malos, lo mejor es tomar antiinflamatorios, que son más seguros y son de venta libre.
 
Falso. Se trata de un error clásico de los pacientes pensar que los antiinflamatorios son más seguros. Pueden producir daño en el tubo digestivo como gastritis, úlceras, hemorragia digestiva, etc., pero también problemas cardiovasculares como hipertensión arterial, aumento de la tasa de infarto y accidente cerebrovascular, y también pueden inducir insuficiencia renal. Por ello, todo tratamiento debe ser indicado por su reumatólogo, respetando las dosis y el tiempo que corresponda.
 
 
5 Los medicamentos de la artritis reumatoidea tienen muchos efectos adversos y es peligroso tomarlos.
 
Falso. Los medicamentos de la artritis reumatoidea son en general muy bien tolerados por los pacientes. Por supuesto, todos los medicamentos pueden tener y tienen posibles efectos adversos y muchas veces su reumatólogo se verá obligado a cambiar de tratamiento por algun efecto no deseado. Al leer el prospecto del medicamento, en general, encontrará efectos adversos terribles, pero tenga en cuenta que en su mayoría son de frecuencia extremadamente rara. Su médico le indicará cuáles son los efectos adversos habituales y a qué síntomas realmente le debe prestar atención. Por otro lado, hay pacientes obsesivos de estudiar los efectos adversos de sus medicamentos, al punto de que muchas veces los sufren al sugestionarse continuamente. Es importante recordar también que la artritis reumatoidea también tiene sus propios “efectos adversos” que aparecerán si no se la trata, y son los efectos de dejar sin tratamiento una enfermedad crónica y discapacitante, que son mucho más dañinos que los efectos adversos de los medicamentos. No se ahogue en un vaso de agua, no lea los prospectos obsesivamente, discuta cualquier duda con su reumatólogo y, sobre todo, concurra asiduamente a la consulta y hágase los análisis de rigor para detectar precozmente cualquier efecto adverso.
 
 
6 Los medicamentos biológicos son medicamentos de experimentación y los médicos usan a los pacientes de conejillos de Indias.
 
Falso. Todos los medicamentos que están disponibles en las farmacias han pasado por todas las etapas de lo que se llama investigación clínica. Es decir, primero se desarrolla el medicamento, luego se prueba en animales, en seres humanos sanos y finalmente en grandes cantidades de pacientes con artritis reumatoidea. Para que ese medicamento llegue a usted tiene que pasar todas esas etapas y demostrar que es útil en el tratamiento y que no tiene efectos adversos importantes. Los tratamientos más modernos y eficaces de la artritis reumatoidea han surgido de ensayos clínicos con estas características.
7 Los medicamentos de la artritis reumatoidea son todos inmunodepresores.
 
Falso. La mayoría de los tratamientos estándar no producen una caída significativa de las defensas y son más inmunomoduladores que inmunodepresores. Los medicamentos biológicos, por otra parte, sí pueden elevar levemente el riesgo de ciertas infecciones, por lo cual deberá discutir con su reumatólogo la pertinencia de su utilización y las medidas para disminuir la tasa de complicaciones infecciosas (vacunas, antibióticos, etc). El análisis de riesgo-beneficio inclina la balanza a su uso. Le recomiendo estudiar los riesgos y evitar las situaciones que le incrementen la posibilidad de adquirir infecciones. Por ejemplo, visitas innecesarias a hospitales, saludos de abrazos y besos a extraños, practicar el lavado de manos, etc.
 
 
8 Si tengo artritis reumatoidea es normal tener dolor e inflamación todos los días.
 
Falso. El objetivo del tratamiento es disminuir los síntomas, si es posible a cero. Esto es, cero dolor, cero inflamación y cero discapacidad. Si nota que la enfermedad está estancada, debe decírselo a su médico y se debe intensificar el tratamiento. Cierto es que muchas veces no se puede alcanzar el objetivo del cero, pero su reumatólogo no debe dejar de intentarlo, incluso usando los tratamientos más modernos. Los avances de la ciencia hoy me permiten afirmar que tener artritis no debe ser sinónimo de dolor permanente.
 
 
9 La acción de los antiinflamatorios no cambia la acción de otros medicamentos.
 
Falso. La acción de los antiinflamatorios sí puede variar la acción de otros medicamentos, aumentando o disminuyendo su eficacia. A este efecto se le llama interacción medicamentosa. Una de las interacciones más importantes es la que se produce con fármacos que se usan para disminuir la coagulación, ya que pueden aumentar el riesgo de sangrado. En los pacientes que estén bajo tratamiento con fármacos antidiabéticos debe tenerse en cuenta que, al tomar antiinflamatorios, pueden disminuir las cifras de glucosa. Otros medicamentos con los que también puede ser necesario modificar la dosis son la digoxina, fármacos contra la epilepsia y para control de la presión arterial, antibióticos y litio. Siempre siga las indicaciones de su médico. Nunca se automedique, lleve y comparta con su reumatólogo una lista de todos los medicamentos que toma, sobre todo si acude a distintos médicos.

La Prensa

Inicio de la discusión - 30/6/17

Nueve mitos sobre el tratamiento de la artritis reumatoidea
Miembro Carenity
Publicado el

Muy útil el artículo ,gracias ,me quedo mas tranquila sobre todo con el tema corticoides ,tomo 5mg alternando con 2,5 y me preocupaba el daño !!!

Nueve mitos sobre el tratamiento de la artritis reumatoidea
Miembro Carenity
Publicado el

Muy útil el artículo ,gracias ,me quedo mas tranquila sobre todo con el tema corticoides ,tomo 5mg alternando con 2,5 y me preocupaba el daño !!!

icon cross

¿Este tema te interesa?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo