Enfermedad de Crohn: una nueva pista de tratamientos

https://www.carenity.es/static/themes-v3/default/images/es/header/enfermedad-de-crohn.jpg

Pacientes Enfermedad de Crohn

0 respuesta

41 visualizaciones

Temática de la discusión


Publicado el

La investigación científica continúa y los avances en el desarrollo de tejidos fibrosos en el intestino abren la puerta a nuevos tratamientos.

Investigación

Investigadores estadounidenses de la Universidad de Columbia Británica han identificado receptores hormonales en células de ratón que pueden estimular el crecimiento de la fibrosis. Estos tejidos compuestos de fibras de colágeno que se desarrollan como resultado de la inflamación crónica son responsables del daño a los intestinos de las personas con enfermedad de Crohn. Aunque preliminares, estos resultados proporcionan una nueva vía de trabajo para los medicamentos capaces de tratar las complicaciones de la enfermedad.

La enfermedad de Crohn es una inflamación intestinal crónica que afecta a una de cada mil personas en España. Algunos pacientes tienen que someterse a una cirugía para extirpar partes del intestino que han sido dañadas por la fibrosis. Si los científicos logran revertir este proceso de degeneración, podría resolverse uno de los efectos secundarios más graves de la enfermedad.

Bloquear el receptor

Para este estudio, publicado por la revista Science Immunology, el equipo estadounidense infectó a un grupo de ratones de laboratorio con un tipo de salmonelosis cuyos síntomas son similares a los de la enfermedad de Crohn. Notaron que una mutación genética presente en algunos de estos ratones podría prevenir la formación de tejido fibroso. El gen en cuestión logra "apagar" el receptor responsable de estimular el sistema inmunológico del cuerpo.

Los científicos ahora pueden buscar una manera de bloquear este receptor de hormonas en las células y así prevenir la formación de fibrosis en personas que padecen la enfermedad de Crohn u otras patologías relacionadas con la cicatrización deficiente de los tejidos. Luego tendrán que asegurarse de que los efectos sean los mismos en los humanos. Estos comienzos son prometedores, pero todavía hay trabajo por hacer.

Fuente: Santé Magazine