ENFERMEDAD del HÍGADO GRASO: atención con las dietas bajas en carbohidratos con alto contenido de proteína animal

/static/themes-v3/default/images/default/home/bg-generic.jpg?1516194360

Pacientes Enfermedad del hígado graso no alcohólico y EHNA

0 respuesta

12 visualizaciones

Temática de la discusión


• Animadora de la comunidad
Publicado el

Un alto consumo de carne roja y procesada está relacionado con la esteatohepatitis no alcohólica y la resistencia a la insulina mediante este estudio presentado en el Journal of Hepatology que agrega la enfermedad del hígado graso no alcohólico al número de enfermedades asociadas con la dieta occidental, altas ingestas de carne roja y procesada. Estas conclusiones son más una reminiscencia del hecho de que la enfermedad del hígado graso es principalmente una enfermedad relacionada con el estilo de vida y que sus factores de riesgo son prevenibles a nivel mundial.

pexels-photo-204686.jpeg

El consumo mundial de carne ha aumentado en las últimas décadas y el alto consumo de carne roja y especialmente procesada está documentada como relacionada con enfermedades crónicas, incluidos algunos cánceres, diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares. La enfermedad del hígado graso no alcohólico que se une a esta lista, se considera el componente hepático del síndrome metabólico, con la resistencia a la insulina y la inflamación como factores clave en su fisiopatología, dice la profesora Shira Zelber-Sagi, de la Universidad de Haifa (Israel): "Un estilo de vida occidental poco saludable juega un papel importante en el desarrollo y la progresión de la enfermedad del hígado graso no alcohólico, especialmente la falta de actividad física y el alto consumo de fructosa y grasas saturadas".

El estudio prueba la asociación entre el tipo de carne consumida, los métodos de cocción y la enfermedad del hígado graso, y la resistencia a la insulina en 800 participantes, de entre 40 y 70 años, que se sometieron a una prueba de colonoscopia en el Centro Médico de Tel Aviv. La enfermedad del hígado graso no alcohólico y la resistencia a la insulina se evaluaron mediante ultrasonografía y evaluación de la homeostasis. El tipo de carne y el método de cocción se rellenaron mediante cuestionario. El análisis encuentra:

  • - Diagnóstico de enfermedad de hígado graso no alcohólico en 38.7% de los participantes;
  • - Diagnóstico de resistencia a la insulina en el 30.5%;
  • - Ingesta elevada de carne roja y procesada asociada a la esteatohepatitis no alcohólica y a la resistencia a la insulina, independientemente de la ingesta de grasas saturadas, el colesterol y otros factores de riesgo como el IMC;
  • - Alto consumo de carne cocinada con métodos no saludables y la existencia de un diagnóstico de esteatosis hepática no alcohólica se asocian con un mayor riesgo de resistencia a la insulina.

Atención a las dietas bajas en carbohidratos demasiado ricas en proteínas animales: las dietas bajas en carbohidratos se recomiendan con frecuencia para prevenir enfermedades metabólicas. Estas dietas bajas en carbohidratos pueden ser muy ricas en proteína animal, especialmente en la carne. Aunque la carne proporciona nutrientes beneficiosos para la salud, incluyendo las proteínas, el hierro, el zinc y la vitamina B12, este estudio señala que la carne debe ser consumida con moderación, y el tipo de carne y su método de preparación debe ser juiciosamente elegido. Los autores recomiendan liomitar el consumo de carne roja y procesada y preferir las "carnes blancas" más sanas, como pollo o pavo o pescado, preferiblemente cocinados al vapor o cocidos.
La enfermedad del hígado graso no alcohólico es principalmente una enfermedad relacionada con el estilo de vida, por lo que es posible limitar su riesgo.

Fuente: Santé Log

Discusiones más comentadas