Fármacos para la esclerosis múltiple

El tratamiento de su esclerosis múltiple se basa principalmente en un tratamiento farmacológico, pero también en una rehabilitación individualizada.

/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Desafortunadamente, los tratamientos actuales no permiten curar la enfermedad, pero sí mejorar su calidad de vida.

Los cuidados se realizan a tres diferentes niveles:
- Cada vez que usted sufra un brote, generalmente se le prescribirán corticoesteroides. Estos fármacos, empleados en forma de bolo (es decir, como inyección de una dosis considerable de una sustancia en una vena), tienen efectos antiinflamatorios y analgésicos. Gracias a sus propiedades, permiten disminuir la intensidad y la duración de los síntomas de la esclerosis múltiple, a la vez que reducen la duración de la reacción inflamatoria.

Una vez que ha dejado de manifestar un brote, es decir, cuando se encuentre en remisión, se le administrarán otros fármacos que modifican la evolución de la enfermedad. Estos son los tratamientos de fondo, que permiten disminuir la frecuencia de los brotes al tiempo que retrasan la progresión de la incapacidad. Estos tratamientos se prescriben desde la aparición de la enfermedad y durante varios años. Los mecanismos de acción de los fármacos permiten actuar directamente sobre el sistema inmunitario y, de este modo, limitar la inflamación. Para estos fármacos, se emplean dos vías de administración: la vía oral y la vía parenteral (mediante inyecciones).

- El último nivel de cuidados permite atenuar los síntomas asociados a la enfermedad (dolor, fatiga, depresión, rigidez, problemas en las vías urinarias, etc.). El cuidado puede ser bien farmacológico o bien mediante terapias alternativas (fisioterapia, ortofonía, psicoterapia, etc.). Este tipo de cuidados permite reducir las molestias cotidianas y, como consecuencia, su calidad de vida.

 

Por vía oral y vía parenteral

La agencia nacional francesa de medicamentos y productos sanitarios (ANSM) ha concedido la autorización de comercialización (AC) para tres fármacos orales:

- Tecfidera (dimetilfumarato) cuenta con una AC para el tratamiento de los adultos que padecen una forma remitente-recurrente de EM (EM-RR). En algunos individuos, este fármaco puede ocasionar problemas gastrointestinales y sofocos que desaparecen gradualmente con el paso del tiempo. Su eficacia permite reducir la frecuencia de los brotes, disminuir el riesgo de progresión de la incapacidad y reducir el número de nuevas lesiones activas visibles mediante estudios de RMN.

- Aubagio (teriflunomida) dispone de la misma indicación de autorización de comercialización y comparte reacciones adversas similares con Tecfidera®. En algunos casos particulares, puede ocasionar una disminución de la densidad capilar.

- Gylenia (fingolimod) está indicado en monoterapia para el tratamiento de fondo de las formas muy activas de EM-RR. Se debe realizar un seguimiento cardiológico durante su uso.

Fármacos para la EM administrados por vía parenteral:

- En una primera etapa, se les prescribe acetato de glatirámero (Copaxone) a los pacientes que debutan con EM-RR, es decir, es un fármaco de primera línea. Este fármaco tiene un efecto inmunomodulador, lo que le permite disminuir la frecuencia y la gravedad de los brotes, así como reducir las lesiones visibles mediante estudios de RMN. Después de la administración, puede aparecer una irritación en el lugar de inyección.
- Otra clase de fármacos que se receta con mucha frecuencia es la correspondiente al interferón beta (Bétaféron, Extavia, Rebif y Avonex). Muestran un efecto parecido al Copaxone®, pero su mecanismo de acción es distinto. Al inicio del tratamiento, es posible que usted presente fiebre, escalofríos y dolores musculares, aunque estos síntomas suelen desaparecer.

Para las formas especialmente inflamatorias (agresivas) de la EM, se recetan otras dos moléculas. Estas son Elsep o Novantrone (mitoxantrona) y Tysabri (natalizumab).
- Elsep o Novantrone (mitoxantrona) se administran por vía intravenosa mediante perfusión, en combinación con un corticoesteroide para disminuir su toxicidad. A lo largo del tratamiento, usted será sometido a un control hematológico (recuento de las células sanguíneas), así como a ecocardiografías.
- Tysabri es un anticuerpo monoclonal humanizado, que se administra a través de una perfusión de una hora de duración como mínimo, únicamente en un entorno hospitalario. Tiene una eficacia real para disminuir la tasa de brotes anual y la progresión de la incapacidad, y reduce significativamente el número de lesiones visibles mediante estudios de RMN. Además, repercute de manera beneficiosa sobre la calidad de vida de los pacientes.

Fuentes:
- HAS
- ARSEP
- VIDAL
- ANSM
- Eurekasanté

¿Te gustaría saber más sobre esta condición?

Únete a los 75 000 pacientes inscritos en la plataforma, infórmate sobre tu enfermedad o la de tus allegados y comparte con la comunidad

Es gratuito y anónimo