Miastenia: saber más

/static/themes-v3/default/images/default/info/maladie/intro.jpg?1516194360

Miastenia

Definición

La miastenia grave, también conocida como miastenia adquirida, es una rara enfermedad autoinmune que afecta a la unión entre los nervios y los músculos. Esto provoca una debilidad muscular que empeora con el esfuerzo físico. Las mujeres suelen verse más afectadas que los hombres.

Síntomas

Los síntomas varían mucho entre los pacientes y durante el curso de la enfermedad. La enfermedad progresa en fases de mejora y empeoramiento.

Ciertos factores pueden desencadenar un brote: cambios climáticos (olas de calor, frío extremo, humedad, etc.), o periodos de estrés o emoción (duelo, divorcio, embarazo, etc.).

En general, la debilidad muscular de la miastenia se agrava con el esfuerzo físico. En el caso de las mujeres, los síntomas también pueden agravarse durante el periodo menstrual.

Existen diferentes formas de miastenia grave: los síntomas pueden ser generalizados o afectar a ciertos músculos en particular (músculos de los ojos, la garganta, la cara).

La forma más preocupante de la miastenia grave, que requiere un tratamiento de urgencia, es el daño muscular pulmonar, que puede provocar un ataque de insuficiencia respiratoria.

Es importante saber que el diferente funcionamiento de los músculos del corazón, el intestino, los vasos sanguíneos y el sistema urogenital hace que éstos nunca se vean afectados por la miastenia.

Causas y factores de riesgo

La miastenia grave es una enfermedad autoinmune, causada por un mal funcionamiento del sistema inmunitario. El sistema inmunitario produce anticuerpos que atacan la unión entre los nervios y los músculos. Todavía se desconoce la causa de este mal funcionamiento.

Diagnóstico

La miastenia grave puede aparecer a cualquier edad; suele comenzar entre los 20 y los 40 años.

El diagnóstico puede verse dificultado por la fluctuación de los síntomas a lo largo del tiempo.

Se pueden realizar varias pruebas para establecer el diagnóstico de la miastenia grave:

  • Pruebas físicas para evaluar la fuerza muscular,
  • Un electromiograma (EMG), que mide la actividad eléctrica de los nervios y pone de manifiesto un posible mal funcionamiento en la comunicación entre los nervios y los músculos. Se utiliza para confirmar el diagnóstico,
  • Análisis de sangre para buscar anticuerpos anticolinérgicos. Esta prueba no es diagnóstica, ya que un paciente con miastenia puede no desarrollar anticuerpos de este tipo, pero es un elemento adicional para el diagnóstico en el caso de la presencia de este tipo de anticuerpos,
  • Una anomalía del timo (una glándula situada detrás del esternón) también suele estar asociada a la miastenia grave: el timo suele aumentar de tamaño. El timo desempeña un papel en el sistema inmunitario.

Tratamiento

El tratamiento se basa principalmente en la medicación.

Los anticuerpos producidos por el sistema inmunitario se dirigen principalmente a un receptor de acetilcolina (una molécula situada entre el nervio y el músculo que permite que la información pase de uno a otro). Uno de los tratamientos tiene como objetivo mejorar la comunicación entre el nervio y el músculo: los fármacos anticolinesterásicos.

También es posible utilizar corticoides, inmunosupresores o anticuerpos monoclonales (rituximab) para actuar directamente sobre el sistema inmunitario y regularlo. Con el mismo fin, se pueden utilizar perfusiones de inmunoglobulina o intercambio de plasma sanguíneo.

Si el timo aumenta de talla, se puede proponer una cirugía para extirparlo.

La fisioterapia también puede utilizarse para relajar los músculos y ayudar al paciente a reconocer sus limitaciones.

Vivir con la enfermedad

El control médico regular es obligatorio. Es necesario informar a todos los profesionales de la salud del diagnóstico, ya que varios medicamentos, como los betabloqueantes o ciertos antibióticos, pueden desestabilizar la enfermedad y empeorar los síntomas.

Cuando la enfermedad está bien controlada, es muy posible que los síntomas se estabilicen e incluso que la enfermedad entre en remisión, más o menos prolongada.

Gracias a los tratamientos disponibles actualmente, cada vez más personas con miastenia pueden seguir trabajando.

Publicado el 23 nov. 2021

avatar Alizé Vives

Autor: Alizé Vives, Farmacéutica, Data Scientist

Alizé es doctora en Farmacia y graduada del Máster en Estrategia y Comercio Internacional de la ESSEC Business School. Tiene varios años de experiencia trabajando con pacientes y con los miembros, realizando... >> Saber más

La comunidad Miastenia

Repartición de los 65 miembros en Carenity

Media de edad de nuestros pacientes

Fichas descriptivas de las enfermedades

Miastenia en el foro

Ver el foro Miastenia

Noticias Miastenia

Ver más noticias

Testimonios Miastenia

Ver más testimonios